Solicitud de información

Ajuste correcto de la curva de calefacción

Solicitar una consulta gratuita

La temperatura ambiente puede modificarse no sólo mediante la válvula termostática del radiador, sino también con ayuda de la unidad de control de la calefacción. Sin embargo, sólo los propietarios de sistemas de calefacción disponen de esta opción. Los que viven de alquiler siguen teniendo que ajustar la temperatura deseada mediante termostatos. Ajustar la curva de calefacción no sólo garantiza que se alcance la temperatura deseada, sino que también puede aumentar el confort térmico y reducir los costes de calefacción.

La función de una curva de calefacción

La curva de calefacción, como se denomina en la terminología técnica, es la representación gráfica de una fórmula matemática. Describe la relación entre la temperatura exterior y la temperatura de impulsión. Esto significa que si la temperatura exterior cambia, esto tiene un efecto directo en la temperatura de impulsión. Esta última es la temperatura del agua de calefacción que fluye del generador de calor al radiador o a un sistema de calefacción por zonas. La temperatura de impulsión influye considerablemente en la eficacia de un sistema de calefacción y, por lo tanto, es un factor clave a la hora de ajustar una curva característica de calefacción.

 

No debe ajustarse ni demasiado alta ni demasiado baja. Si se ajusta demasiado alta, la temperatura de impulsión aumentará las pérdidas de calor, y si se ajusta demasiado baja, impedirá que la casa se caliente lo suficiente. Para encontrar la temperatura de impulsión óptima, vale la pena probar distintos ajustes. Es aconsejable crear un registro para anotar los ajustes, las temperaturas de impulsión y las temperaturas exteriores. También conviene consultar a un instalador para que te ayude a encontrar los valores adecuados.

El ajuste de la curva de calefacción sólo debe llevarse a cabo para sistemas de calefacción con un control regulado en función de las condiciones meteorológicas. Para ello la temperatura exterior sirve de referencia y la temperatura de impulsión se basa en las variaciones de esta magnitud de referencia .Cuanto más baja es la temperatura exterior, más alta es la temperatura de impulsión. Estos sistemas de calefacción disponen de uno o más sensores de temperatura exterior para registrar la temperatura exterior.

Además de la temperatura exterior, hay que tener en cuenta la temperatura de consigna o temperatura ambiente de consigna para ajustar la curva de calefacción. Se trata de la temperatura requerida especificada para las habitaciones. Si la temperatura desciende por debajo de este valor ajustado, debe fluir agua caliente de calefacción a los radiadores si la curva de calefacción se ha ajustado de forma óptima.

 

Inclinación y nivel como variables clave

Para ajustar la curva de calefacción, los propietarios de la instalación disponen de dos variables clave: la inclinación y el nivel de la curva de calefacción. El generador de calor utiliza la inclinación para determinar hasta qué punto debe cambiar la temperatura de impulsión cuando cambia la temperatura exterior. La inclinación puede ser muy pronunciada o muy plana. Esto depende, entre otras cosas, de la temperatura deseada y de las condiciones energéticas del edificio. Si la casa a calentar pierde poco calor gracias a un buen aislamiento, una curva plana es suficiente. Sin embargo, si las pérdidas de calor a través de la envolvente del edificio son grandes, la inclinación debe ser más pronunciada para evitar la pérdida de confort.

Mientras que la inclinación influye en el comportamiento de la curva de calefacción, el nivel puede utilizarse para corregir la temperatura de impulsión hacia arriba o hacia abajo. Específicamente significa que si hace más frío de lo deseado en las habitaciones, se debe elevar la curva de calefacción. Si, por el contrario, hace demasiado calor, bajar la curva es el paso correcto. 

Si dispone de un generador de calor con control regulado Viessmann en función de las condiciones meteorólogicas , puede ajustar la curva de calefacción en pocos pasos y modificar así el comportamiento de la caldera. La forma de hacerlo es prácticamente idéntica para todos los generadores de calor y se describe en las respectivas instrucciones de funcionamiento. El tutorial se basa en la caldera mural de condensación a gas Vitodens 300-W, número 5817263, año de fabricación: 01/05/2018.

Cómo ajustar correctamente la curva de calefacción

  1. Pulse sobre "Menú" o el símbolo del menú
  2. A continuación, haga clic en "Calefacción"
  3. Seleccione ahora el "Circuito de calefacción" deseado
  4. Pulse sobre "Curva de calefacción".

Utilice el botón +/- para modificar la inclinación y el nivel de la curva de calefacción. El ajuste de fábrica es 1,4 para la inclinación y 0 para el nivel. Puede aceptar el cambio con el símbolo de la flecha.

El gráfico muestra claramente la modificación de la curva de calefacción en cuanto se modifica el valor de la inclinación o del nivel. Las temperaturas de consigna asignadas para el circuito de calefacción (indicadas en el eje vertical) se muestran en función de diferentes temperaturas exteriores (indicadas en el eje horizontal).

El valor que se fije para la inclinación y el nivel depende de muchos factores, por lo que no es posible dar una respuesta general al respecto. Además del aislamiento térmico del edificio, también influye el tipo de radiadores instalados.

No obstante, pueden utilizarse como guía los siguientes valores estándares para la inclinación:

  • 0,3 a 0,5 en una casa bien aislada con calefacción por suelo radiante
  • 1,0 a 1,2 en una casa bien aislada con radiadores
  • 1,4 a 1,6 en un edificio antiguo con radiadores.

Se pueden realizar los siguientes ajustes para el nivel de la curva de calefacción en un sistema existente:

  • Si la temperatura ambiente es, en general, demasiado baja: aumente el nivel
  • Si la temperatura ambiente es demasiado baja, especialmente en los días fríos: aumente la inclinación
  • Si la temperatura ambiente es demasiado baja durante la primavera/otoño, pero suficiente en los días fríos: aumente el nivel y reduzca la inclinación
  • Si la temperatura ambiente es demasiado alta en primavera/otoño, pero suficiente en los días fríos: reduzca el nivel y aumente la inclinación.

Al optimizar la curva de calefacción, los propietarios del sistema se aseguran de que su generador de calor sólo produzca el calor necesario para alcanzar la temperatura deseada. Además de aumentar el confort, ofrece ventajas económicas, ya que hay que producir menos energía y consumir menos combustible reduciendo los costes de calefacción a largo plazo.

Póngase en manos de un especialista para ajustar la curva de calefacción de forma óptima para obtener el mejor resultado y evitar posibles errores, es aconsejable consultar a un especialista en calefacción cuando se ajuste la curva de calefacción por primera vez. Consulte a su instalador más cercano búsqueda de instalador. También puede consultar a la Comunidad Viessmann.