Moderne Gasheizung - So funktioniert Brennwerttechnik

Calefacción a gas eficiente gracias a la técnica de condensación

La técnica de condensación no sólo hace uso del calor originado durante la combustión como temperatura cuantificable de los humos (poder calorífico), sino también aprovecha su contenido de vapor de agua (condensación). Las calderas de condensación consiguen extraer prácticamente la totalidad del calor de los humos, que, por otro lado, transforman en calefacción.

Las calderas de condensación cuentan con intercambiadores de calor de alto rendimiento que dejan enfriar los humos, antes de que estos salgan por la chimenea, hasta que el vapor de agua que contienen se condensa y el calor liberado se traslada al sistema de calefacción

Con este tecnología una caldera de condensación a gas obtiene un rendimiento estacional de hasta 98 % (en referencia al poder calorífico [Hs]). Una calefacción a gas con caldera de condensación trabaja de modo especialmente económico, lo que beneficia tanto a su bolsillo como al medio ambiente.

Poder calorífico (Hs)
El poder calorífico (Hs) define la cantidad de calor liberada en una combustión completa, incluyendo el calor de evaporación que contiene el vapor de agua de los humos.
Gas-Brennwert-Matrixbrenner.jpg

El quemador a gas MatriX
 

El quemador a gas MatriX es un componente básico de las técnicas de calefacción Viessmann. Gracias a la utilización del tejido MatriX de acero inoxidable, se distingue por una larga duración de la vida útil. El quemador es resistente a las altas temperaturas.

Caldera de condensación a gas

La técnica de condensación no solo utiliza el calor que produce la combustión del gasóleo o del gas, sino que también aprovecha ese calor que es desaprovechado en en las técnicas de calefacción convencionales, concretamente el de los humos. Las calderas de condensación extraen casi por completo el calor que contienen los humos y lo transforman en calor para calefacción. La pieza clave de este proceso es el intercambiadores de calor Inox-Radial de acero inoxidable de alta aleación, que enfría los humos que salen por la chimenea hasta que el vapor de agua que estos contienen se condensa y el calor liberado, que se hubiese perdido por la chimenea, se recupera y se revierte al sistema de calefacción.