El etiquetado de eficiencia energética, ahora también para equipos y sistemas de calefacción. Una buena orientación a la hora de tomar una decisión de compra.
 

Ya desde hace años estamos acostumbrados a ver en electrodomésticos como neveras, lavadoras y televisores la etiqueta de eficiencia energética del aparato en cuestión. Este etiquetado es ahora también obligatorio para equipos de calefacción. Tanto los equipos aislados -generadores de calor y productores de agua caliente sanitaria- como una instalación de calefacción compuesta por varios elementos, deberán estar debidamente etiquetados con la información detallada sobre su clase de eficiencia energética.

Mayor transparencia sobre el consumo energético con la nueva etiqueta

El nuevo etiquetado para sistemas de calefacción viene definido por una serie de regulaciones y directivas de la Comunidad Económica Europea. Esto significa que este etiquetado está regulado de manera unitaria para todos los países de la UE y que la fórmula de cálculo de la eficiencia energética ha sido definida por la Comisión Europea. Por ello, el nuevo etiquetado supone una base de comparación y una ayuda en la toma de decisión a la hora de adquirir un nuevo sistema de calefacción.

Todos los componentes de un sistema de calefacción de la mano de un solo proveedor: garantía de mayor eficiencia gracias a la perfecta combinación de los componentes.

El etiquetado de eficiencia energética es una gran ayuda a la hora de adquirir una nueva caldera. Sin embargo, no debe hacer depender su decisión de compra solo de la clasificación
energética indicada en la etiqueta. Una instalación de calefacción es un sistema complejo cuya eficiencia no depende única y exclusivamente de la caldera, sino de la perfecta harmonización de todos los elementos que la componen.
 


Etiqueta ErP.png

La etiqueta de producto y su clasificación energética

En una etiqueta de eficiencia energética se resaltan los datos más relevantes al respecto. Como verá en la etiqueta de la imagen, que corresponde a una caldera de gas, se muestran la categoría energética, el rendimiento y el nivel sonoro del equipo.


La etiqueta de producto y su clasificación
energética

Cada componente de un sistema de calefacción está etiquetado. La clasificación energética de los generadores de calor abarca la escala desde la A++, que es el nivel superior de eficiencia energética, hasta la G, el nivel más bajo. En los equipos de producción de agua caliente  sanitaria esta escala abarca desde la A hasta la G. En los equipos combinados con doble funcionalidad de de calefacción y producción de agua caliente aparecerá indicada la eficiencia energética de cada una de ellas por separado.

Más informativa que la etiqueta de producto:
la etiqueta combinada

Los sistemas de calefacción constan de varios elementos. Todos y cada uno de ellos influye de manera significativa en la eficiencia del conjunto. Por ello, se completa la información de las etiquetas de cada producto con la etiqueta combinada, en la que figura la clasificación energética del conjunto de elementos que componen una instalación determinada. Así, por ejemplo, un aparato de gestión domótica puede llegar a elevar la clasificación energética de toda una instalación.

En los sistemas de calefacción que incluyen diversos equipos, la clasificación energética del conjunto será a menudo superior al de la clasificación energética de cada uno de sus componentes por separado, siempre y cuando todos los componentes están perfectamente compatibilizados entre sí. Por esta razón, en los casos de sistemas de calefacción, la etiqueta combinada será la que indique la eficiencia real del conjunto de calefacción instalado.

Heizungsanlage.jpg

La mayor eficiencia se consigue en jugando en equipo

Cuando todos los componentes de un sistema de calefacción de provienen de la mano del mismo fabricante, éstos están perfectamente harmonizados entre sí, lo cual revierte en una garantía de mayor eficiencia en el rendimiento del conjunto.

Viessmann ha desarrollado su catálogo de producto teniendo en cuenta hasta el más mínimo detalle para que todas las piezas y equipos tengan un perfecto funcionamiento en un sistema combinado.