Sacar el aire de los radiadores y otros consejos de ahorro de los profesionales

Esto le permitirá reducir de manera sencilla y económica el importe de su factura de la calefacción.

tipps-entlueften.jpg

Purgar los radiadores

Cuando los radiadores tienen aire se debe a la formación de "burbujas" de aire dentro del circuito de la calefacción. En ese caso distribución de calor no es homogénea, ya que el agua no circula correctamente. Es entonces cuando hay que sacar el aire o purgar el radiador.

tipps-fugen-fenster.jpg

Juntas de aislamiento en ventanas y puertas

El uso de juntas de aislamiento en las ventanas y las puertas es indispensable evitar el escape de calor. Antes de que comience la temporada de calefacción, es importante revisar las juntas y cambiar aquellas que no garanticen un buen aislamiento.

tipps-rohre-daemmen.jpg

Aislar también los tubos de la calefacción que se encuentran los espacios calentados

Aislar los tubos de la calefacción con coquina o materiales aislantes similares es fácil y económico y notará inmediatamente el efecto.

tipps-thermostatventil.jpg

Utilizar válvulas termostáticas en el radiador

Su funcionamiento debe revisarse con frecuencia. Un termostato que se mueve con dificultad o está muy apretado disminuye la potencia de calefacción.

heizkoerper.jpg

Calentar ahorrando = reducir los costes de la calefacción

Cuando baja la temperatura de su calefacción 1 °C, está reduciendo los costes de la calefacción en aproximadamente en un 6 %. Por las noche, se recomienda bajar la temperatura (no apagarlo) aproximadamente 5 °C dos horas antes de irse a dormir. Si lo apaga por completo, la habitación se enfriará, y una habitación fría necesita un elevado caudal de agua de calefacción para volver a calentarse. Colocar cortinas o muebles delante de la calefacción impide la circulación del calor por la habitación. Para ventilar, abra las ventanas por completo durante unos 5 minutos, en lugar de dejarlas medio abiertas durante mucho tiempo. Las ventanas medio abiertas dejan pasar menos aire fresco y, sin embargo, dejan escapar mucho calor. Apague la calefacción mientras ventila. Preste atención al buen aislamiento de las puertas/ventanas, ya que esto provoca una gran pérdida de calor. Hay que cerrar cortinas, persianas y contraventanas por las noches. Esto evita que el calor se pierda rápidamente e impide la entrada de frío y las corrientes de aire. Las temperaturas ideales por habitación son: Salas de estar, despachos y salas de juego a 20-22 °C, cocina y dormitorios a unos 18 °C, pasillos a 15 °C.
 


Badezimmer.jpg

Consumo de agua más económico = reducir los costes de la calefacción

La utilización de "trucos de ahorro" en la cisterna del váter, como introducir botellas llenas de agua, reduce el consumo de agua. Una cisterna convencional consume tres veces más agua que una cisterna con tecla de servicio ahorro (unos 9 litros por cada descarga). Es conveniente arreglar de inmediato los grifos que gotean, ya que está demostrado que en poco tiempo provocan un consumo de agua adicional muy elevado. Ducharse en lugar de bañarse. Una bañera llena genera un consumo de energía y agua tres veces más elevado que una ducha. Al cepillarse los dientes, es mejor utilizar un vaso y cerrar el grifo durante el cepillado. Ponga la lavadora siempre con plena carga, renuncie al prelavado y, en lugar de a 90 °C, lave a 60 °C. El prelavado solo es necesario cuando la ropa está muy sucia. Utilice el programa de ahorro, siempre que su lavavajillas o su lavadora dispongan de él. Una secadora consume el doble de energía que una lavadora con la misma cantidad de ropa. Por tanto, cuando sea posible, cuelgue la ropa a secar.
 

El mantenimiento periódico de su instalación por parte de un profesional facilitarán un funcionamiento impecable
 

Un mantenimiento periódico de la instalación alarga la vida útil de la misma y proporciona un funcionamiento impecable y seguro. Solo así se aprovechará la energía utilizada de manera eficiente y poco contaminante, cuidando el medio ambiente y ahorrando costes de calefacción a la vez que obtiene un elevado confort del A.C.S.

La caldera, el quemador y la regulación son un sistema parecido, por ejemplo, al motor de un automóvil. Si su automóvil tuviera los mismos tiempos de funcionamiento que su caldera, este recorrería 100.000 kilómetros al año. En el caso de los automóviles, todos los conductores tienen claro que deben llevarlo a revisar cada cierto tiempo. Ocurre lo mismo con un sistema de calefacción, por la que debería llevar a cabo el mantenimiento al menos una vez al año. Por su seguridad y por su bolsillo.

wartung.jpg

Resumen de las ventajas de un mantenimiento periódico de su caldera

  • Mayor rendimiento y vida útil de su calefacción, además de una elevada fiabilidad de funcionamiento.
  • Ahorro en los costes de la calefacción y conservación de los recursos mediante el uso eficiente de la energía (según los expertos han confirmado un potencial de ahorro de un 5 a un 7 %).
  • Elevado confort del A.C.S.
  • Generación de calor con emisiones mínimas de CO2 gracias al funcionamiento económico y poco contaminante.

Para el llevar a cabo el mantenimiento de nuestra caldera necesitaremos a un experto. Es decir, la persona que más adecuada para encargarse del mantenimiento periódico es un técnico de calefacción, ya que el servicio profesional comprueba la presencia de suciedad y desgaste en todos los componentes del sistema según los estándares técnicos y de seguridad establecidos.

Es muy recomendable realizar un control anual de la instalación bajo un contrato de mantenimiento. Esto nos ayudará a reducir costes a la larga, y no solo por la mejora del rendimiento. En caso de avería, instalar una nueva calefacción suele ser más caro que la suma de los costes de mantenimiento de varios años.

Para una información más detallada y asesoramiento especializado, contacte con un distribuidor Viessmann de su zona.